Follow by Email

viernes, 7 de diciembre de 2012

La vida según Oscar Niemeyer


Decía Rochefocucaud, “que los espíritus mediocres condenan generalmente todo aquello que no está a su alcance”; parafraseando al célebre creador de aforismos, yo diría que la sombra de los espíritus mezquinos se construye con la envidia y con el odio.

Lo más terrible de estos personajes, sin embargo, es que no saben separar una crítica constructiva de sus fobias; alguien puede levantar, escribir o componer una obra llena de armonía, plena de luz, pletórica de simetría, y estos personajes verán en ella discordancia, oscuridad y desigualdad. Porque hay hombres que construyen plazas abiertas para todos los hombres y mujeres del mundo y hay individuos que ven caer el telón de acero otra vez sobre Europa. Y como decía Borges, “hay que tener cuidado al elegir a los enemigos porque uno termina pareciéndose a ellos”.

Cualquiera, atrincherado entre líneas, a la vuelta de cualquier hoja de periódico, carga su arma y dispara contra todo lo que no corresponda con su idea del mundo; y no le importa las víctimas que cause, incluida la verdad o la belleza, si satisface su idea de la conspiración universal, mientras su brazo se eleva peligrosamente hacia el saludo romano.

Yo creo que lo mejor es seguir el consejo de  Oscar Niemeyer: el trabajo me distrae. A mi edad, más vale estar ocupado para no pasar el tiempo pensando en tonterías.




domingo, 25 de noviembre de 2012

Los test y la memoria del señor Neira


Ayer, la lectura de La Nueva España, me pilló en un pueblín  de los que pisó Jovellanos y sin acceso a las NNTT, así que Javier Neira disculpará que haga un comentario al test que realizó en su columna, cuando las hojas del periódico -que ya no envuelven pescado- están camino del reciclaje.

Los test sirven para probar los conocimientos en la materia que aborden, sea automovilística o histórica y, si se entrecruzan los datos, la eficacia del test queda tocada; si a ello sumamos que la memoria es dúctil según nuestros intereses, filias y fobias, el test se hunde definitivamente.

Cómo no conduzco y uso el transporte público, me importa muy poco en que vehículos se mueve la clase política, siempre que la conducción sea firme y segura, pero para las cosas de la memoria, en mí, se produce una curiosa ambivalencia: para los pequeños detalles soy la personificación del despiste, pero para las cosas importantes tengo una memoria de elefante.

Estuve en aquella macromanifestación del 12 de Marzo de 2004 -entre “las bandas progresistas”- y si cierro los ojos, mis recuerdos asoman con fuerza: la lluvia cayendo incansablemente, que se mezclaba con mis lágrimas, el dolor que me apretaba el corazón, la evocación de unas horas antes cuando me subí al tren para ir a mi trabajo y el profundo silencio que había en el vagón y sobre todo, el momento en que mi voz se unió a miles de voces gritando asesinos, asesinos, asesinos, sin la menor tregua, como bien dice el señor Neira, aunque equivoca el objeto de la rabia que impulsó aquél grito. Lo del Phaeton imperial bajo el aguacero, con una privilegiada alejándose de las masas populares, la verdad ni lo vi, ni lo recuerdo, pero me parece una imagen demasiado cinematográfica para ser real. Tan cinematográfica como que yo dijera -puesto que me casaba en Agosto- que la sangre de aquellos inocentes manchó mi vestido de novia.

Javier Neira, debería reconocer que en el mundo del periodismo -aunque sea una columna de opinión- conviene no confundir el rigor con los deseos ni hacer que la verdad te estropee una buena noticia. En esto de las barricadas políticas e intelectuales, conviene tener las cosas claras y no andar saltando de un parapeto a otro, porque en una de éstas, el fuego amigo se puede cruzar en tu destino. Hace algunos años, transmití al señor Neira, en una carta abierta, que tenía muy clara cual era mi posición en algunos temas que consideraba básicos y si él sabía donde estaba la suya. La carta nunca se llegó a publicar y don Javier me dio la callada por respuesta. A día de hoy, su columna de Cien Líneas, ha ido evolucionando de tal manera, que su posición en el parapeto es cuando menos complicada: tiene muy claro cual es el odiado enemigo y las tácticas a lo Goebbels que debe utilizar, pero no sabe que amigos elegir, y puesto que éstos tienen su propia guerra, hay muchas posibilidades de que alguna bala perdida le alcance, sobre todo si ciertos generales están al mando de la tropa.

lunes, 12 de noviembre de 2012

Pagar con sangre


Cuando Luis XVI, buscaba una salida a la complicada situación económica de Francia, sus sucesivos ministros de Hacienda, le aconsejaron -ya que las clases populares estaban en la pobreza más extrema- cobrar impuestos a los privilegiados, cosa que fracasó ante el rotundo rechazo de la nobleza y el clero; se cuenta que el Rey ante esa postura y no queriendo desagradar a sus cortesanos, señaló que los tributos a la Hacienda Pública habían sido siempre deber del tercer estado, y como respuesta se oyó una voz decir “entonces señor, os pagarán en sangre”.

Desde luego hoy estamos lejos de las monarquías absolutas, pero parece que una combinación de intereses políticos, absolutas mayorías y entramados financieros, está consiguiendo que la sangre sea otra vez moneda de pago.

Los bancos que durante años han jugado con el dinero de sus clientes -en algún caso con engaños- que han repartido dividendos de forma caudalosa en juntas multitudinarias, que han convertido a sus directivos en Cresos de sueldos meteóricos y pensiones millonarias,  quieren ahora marcharse con el santo y la peana, consiguiendo que les rescaten de su mala gestión y recuperando el dinero prestado a cualquier precio.

Que no tienen propósito de enmienda lo confirma el hecho de que hace días una de esas entidades (Bankia), ofrecía a uno de sus clientes -que no lo había solicitado- un crédito de 30.000 euros para lo que necesitara. Es cierto que el cliente tiene nómina domiciliada, y un poco de dinero a plazo fijo, pero también una hipoteca y un trabajo de funcionario interino, que con la que está cayendo no es garantía de nada. El cliente que es sensato, tuvo a bien  no aceptarlo y no acordarse de los antepasados de la política de empresa. Imagino que si el cliente hubiera aceptado y pasado un tiempo las tornas hubiesen cambiado, lo del trato preferencial que le ofrecían habría tomado otros derroteros mucho menos amables.

Se pueden poner muchos ejemplos del grado de desesperanza al que se está llevando a una buena parte de la ciudadanía de este país, que cuando pensaba que había alcanzado un nivel de desarrollo conforme con su trabajo y el tiempo histórico que le ha tocado vivir, se encuentra ocupando la base de la pirámide social que algunos se empeñan en levantar otra vez. Pero si lo anterior es absolutamente intolerable, lo que resulta inadmisible, es que los engranajes de una maquinaria deshumanizada, atrapen entre sus fauces y destruyan a personas a las que en su momento se les dibujó un mundo perfecto y a quienes ahora se vuelve la espalda sin compasión, llevándolas a un callejón sin salida, desahuciando su esperanza y abocándolas a la absoluta desesperación de pagar con su sangre.

Los bancos (haute noblesse hasta hace bien poco) no suelen tener conciencia, pero deberían recordar que cuando Luis XVI, preguntó al conde de Rochefoucauld -que le despertó para comunicarle que París estaba en manos de los rebeldes- si era un motín, el distinguido caballero le contestó, no Majestad, es una revolución. Y ya sabemos como acabaron las cosas. 

martes, 2 de octubre de 2012

Urbina, in memoriam


Hoy los mierenses nos hemos quedado -en estos tiempos malos para la épica, la lírica y el arte en general- un poco más empobrecidos; hemos perdido la mirada, las manos de Urbina.

A lo largo de su trayectoria artística, Urbina fue construyendo una manera de interpretar el mundo que acabó entrelazado con su itinerario vital, hasta no saber donde comenzaba el hombre y terminaba el pintor o viceversa. Le dije una vez, mientras visitaba una de sus exposiciones, que la luz de sus cuadros era la misma de la Asturias que yo amaba, una luz crepuscular, recogida, casi religiosa… Tuvo la deferencia de sonreír agradecido y perdonar el atrevimiento analítico al que le sometía, quizás porqué quien trabaja observando lo que le rodea, comprende muy bien la variedad infinita de las formas de contemplarlo.

En este sentido, Urbina interpretó con pincel vibrante, el mundo de la mina, donde los castilletes semejan catedrales, hay grupos familiares tocados por lo divino y mineros que se hermanan con Cristos dolientes. Si alguien supo transmitir la dignidad, el sufrimiento, la nobleza y el coraje de las gentes mineras, fue Inocencio Urbina. Quizás convendría más que invitar al Sr. Soria a visitar el Concejo, enviarle un catálogo del  pintor mierense (un cuadro sería una pérdida material) para que se inyecte directamente en vena, el latido vibrante del carbón.

Se cierra el ciclo vital de Inocencio Urbina, que deja a los suyos desolados, pero la docencia que impartió y la obra que nos lega, dice en cada uno de sus trazos que consiguió lo que muchas personas desearíamos, contribuir a la belleza del mundo que le tocó vivir. 

viernes, 24 de agosto de 2012

Carta abierta al Concejal de Cultura de Borja


Sr. Don Juan Mª de Ojeda Castellot
(Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Borja –Zaragoza-)

Asisto entre atónita y fascinada a la pretensión de que el Ayuntamiento de Borja y la Concejalía que usted ocupa, inicien acciones legales contra su convecina doña Cecilia Giménez, por el asunto que no menciono porque a estas horas y gracias a las nuevas tecnologías, ya es universal.

Reconozco que cuando leí por primera vez la noticia y vi las fotos, me respigué, como decimos en Asturias para expresar un susto con vuelco del corazón, pero ahora estoy al borde del estado catatónico y no precisamente por doña Cecilia, sino por las fuerzas vivas de la localidad (o sea cura, alcalde y/o concejal del ramo); al médico no lo incluyo porque supongo, dado el número de población, que habrá un Centro de Salud y estarán a otras cosas.

Verá Sr. Ojeda, el hallarme en estado de pasmo se debe a varias cosas. La primera, que el reverendo D. Florencio Garcés –al que supongo maño- se haga con tanto primor el sueco y con fina ironía mezcle a Goya y los cercos a Borja, como si fuera el sitio de Zaragoza; la segunda, que el poder eclesiástico acuda a pedir ayuda al poder civil para evitar “mofas dentro de la iglesia”, cuando, a lo que supongo, todos los días veía el estado del cuadro –antes de la denostada intervención de doña Cecilia- y no hiciera al menos un intento de dar a conocer su deplorable estado; la tercera a que el poder civil que tampoco estuvo muy fino, se dé ahora golpes de pecho y quiera matar moscas a cañonazos. En este país somos muy dados a dejar que nuestro patrimonio se nos escape como arena entre los dedos y luego a lanzar ayes jeremíticos y buscar culpables que no seamos nosotros y nuestra desidia. Eso sí, cuando alguien nos deja con el culo al aire, entonces nos revestimos de dignidad ofendida.

Sé de lo que hablo, puede creerme Sr. Ojeda: aquí en Asturias, hace ya una montonera de años, un ladronzuelo de poca monta vino a demostrar que las joyas de la Catedral de Oviedo (entre ellas, la Cruz de la Victoria y la Cruz de los Ángeles) estaban bajo la custodia de personas con menos sentido común que un grupo de párvulos. ¡Y que le voy a contar del electricista vengador de la Catedral de Santiago!...; cuando salga el juicio, yo creo que debería figurar como atenuante que ayudó a demostrar la incompetencia y desidia del deán y demás responsables del patrimonio de todos.  Y esto son sólo dos ejemplos de los muchos que podría contarle.

Desde luego, Doña Cecilia Giménez no es una delincuente. En todo caso una persona sencilla que intentó solucionar un problema, lo que pasa que a veces las cosas se complican de una forma extraordinaria; ¡que le voy a contar a usted Sr. Ojeda!, que milita en el PP sobre como solucionar una crisis y pasarse con los retoques…

He visto por Internet y leído sobre Borja y me parece un sitio lleno de historia, arte, encanto y bases para un buen futuro, así que si me acepta el consejo, aprovechen usted y sus compañeros del Ayuntamiento, el tirón y vendan –en el mejor de los sentidos-  el lugar en el que viven. Y por supuesto, anime al padre Florencio y pasen los dos a ver a doña Cecilia, para darle consuelo y decirle que de una u otra manera todo se arreglará sin sobresaltos para ella, que quizás a lo Agustina de Aragón ha lanzado un cañonazo contra tanta indolencia, flojedad y apatía, como nos están invadiendo.

viernes, 3 de agosto de 2012

Sobre palabras y silencios en el conflicto minero



Puede que me falten horas de vuelo negociador y cantidades industriales de paciencia divina, pero cuando las circunstancias de mi profesión me han llevado a reuniones donde se buscan soluciones a un problema, no he permanecido en la silla ni un minuto más del instante en que me he dado cuenta que están intentando tomarme el pelo y hacer burla, mofa y befa de mis buenas intenciones de llegar a un acuerdo. Es cierto que los sindicatos mineros han intentado no ser quienes rompieran la baraja y dieran pólvora al Gobierno para disparar con bala; pero me parece excesivo esperar más de 5 horas después de la proclama del PP en boca de Fernando Martí, Secretario de Estado de Energía, que lo dejó meridianamente claro: nada de que hablar sobre las ayudas de este año; nada del futuro del plan 2013-2018 hasta quienes que gobiernan por Decreto-Ley, lo lleguen a valorar; y si acaso, que los representantes de los trabajadores eleven sus Cuadernos de Quejas al Sr. Soria para volver a reunirse cuando se estime oportuno.

Doy por hecho que los representantes sindicales son personas bregadas en estas lides, que manejan con soltura los tiempos de tira y afloja y que cuando van a la guerra saben las fuerzas –especialmente las estratégicas- con las que cuentan. Escuchar sus declaraciones me produce sofocos, porque después del recorrido que llevamos desde la llegada al poder de Rajoy y su alegre muchachada, y sobre todo el del Sr. Soria, oír que “juegan con nosotros”, “se han quitado la careta, “ha sido un encuentro sorprendente” o “si lo que quieren es que no se llegue a ningún pacto ni acuerdo, que lo digan ya y dejamos de perder el tiempo”…, es lamentable, porque deberían saber que de las filas del PP no va a salir nada que signifique una cesión ante el problema de la minería, no en este momento, cuando eso que llaman gobernar lo aplican con mano de hierro a sus conciudadanos, a los que han arrojado a los perros de Europa, ante quienes sin embargo se humillan y se doblegan.

Se puede hacer una reunión, dos, siendo generosos hasta tres, pero si una de las partes  “no mueve un milímetro su postura” y no hay voluntad de que lo haga, empecinarse en ello, es inútil. Y es algo que en Asturias, sabemos bien lo que significa; no hay más que recordar el cercano y efímero –por suerte- gobierno de Álvarez Cascos que como esas plantas invasoras de origen ornamental y apariencia inofensiva, a punto estuvo de costarnos un disgusto. Por cierto, la memoria de algún sindicalista es sumamente frágil y sorprende que con tanta experiencia no advierta que la mala hierba (que procede de una única raíz) es lo mismo en origen que en lugar foráneo.

Las palabras que no van seguidas de hechos –como decía Esopo- no valen nada, y en este caso, acudir una y otra vez a escucharlas, es un pérdida de tiempo, que les ha costado a los mineros muy caro, porque mientras sus representantes se dejaban enredar por largas reuniones de palabras hueras, se ha ido socavando la unidad y favoreciendo la división, con un desgaste social que ni la marcha negra a Madrid ni los encierros, han conseguido evitar y, si bien es cierto que despertaron muchos apoyos y solidaridad, la atención mediática se ha diluido.

¿Por cierto, a qué juega el vicesecretario de organización del PP, Carlos Floriano, cuando emplaza a los sindicatos a seguir hablando con Industria? El Sr. Floriano afirma “que todo el mundo sabe de donde partimos, tenemos que seguir hablando, a ver si somos capaces de encontrarnos”. Desde luego don Carlos tiene un gran sentido del humor, cosa muy sencilla teniendo al gobierno de su lado, pero debería considerar y hacérselo ver a sus compañeros de organización que a veces la buena gente se cansa de lidiar con ciertos personajes de los que uno no sabe si son idiotas en serio, o si se toman como algo real la burda comedia de frases insustanciales que representan.

Ahora, después del tiempo de las palabras hueras lo que me preocupa es el silencio: el silencio administrativo que propicia el Secretario de Energía cuando “anima a empresarios y sindicatos a elevar sus propuestas por escrito al Ministerio”; el silencio de quienes todavía a salvo del desempleo, tontos útiles del a mí no me va a pasar o ricos por su casa, asumen sin expresarlo verbalmente, el florido ¡que se jodan!, de la diputada Fabra; el silencio de las personas que no cometen injusticias y sinrazones pero se sientan a ver que pasa; el silencio del que advierte el proverbio, cuando dice que hay que guardarse bien de un agua silenciosa, de un perro silencioso y de un enemigo silencioso.

Entre tanta palabra huera y tanto silencio cobarde y amenazante, quizás ha llegado el tiempo de saber de que lado de la barricada estaremos cuando llegue el momento de la lucha.

domingo, 15 de julio de 2012

El milagro de Fátima





Para el PP andaluz ha sido un fin de semana raro, porque ha quedado reducido a día  y medio (parte del viernes y sábado) ya que según fuentes del partido “no es momento de fiestas y celebraciones”… La verdad es que salvo que los congresistas se den al fino y al pescaíto frito, una jornada dominical de trabajo no es que sea una fiesta … En fin, ellos sabrán si ha sido por austeridad prusiana o porque se esperaba que una manifestación de funcionarios montara el cante y no flamenco precisamente.

En todo caso y pese a la brevedad, la Ministra de Empleo, pontificó en el XIII Congreso Regional del PP andaluz. La señora Báñez con los brazos en alto, en un gesto que oscilaba entre la elevación eucarística y la fervorosa oración y ya metidos en ambiente, habló de sacrificio, dignidad y entereza, valores que una cultura judeocristiana asentada en los pilares de culpa, pecado y redención, nos ha marcado a fuego

Doña Fátima, proclamó que acercándose con “comprensión y humildad” a los que se han dejado pervertir por el lío de otros, el Gobierno del que forma parte, empeñará “su perseverancia y esfuerzo en salir adelante”, pero como ocurre en estos casos, la cuota de sangre, sudor y lágrimas será para las personas que van a verse afectadas por las reformas, aunque cómo en los futuros paraísos se nos pide el sacrificio y se nos asegura la devolución del esfuerzo para más adelante.

La Ministra de Empleo, supongo que en pleno éxtasis discursivo también tuvo tiempo para llamar al frente de batalla a “la mayoría silenciosa de buenos españoles que afrontarán los esfuerzos con aplomo y serenidad”; ella es consciente de que “habrá algunos que se resistan al cambio” y digo yo que esos serán los malos españoles, los hijos descarriados, a los que su compañera en el Congreso, Andrea Fabra, les deseó que se jodan.

Me preocupa la fijación del PP y de su alegre muchachada, por separar a la ciudadanía española en buenos y malos, aunque es normal porque siguen los sagrados dictados del inspirado Aznar que cuando era presidente ya habló de los malos patriotas, que al igual que ahora con la señora Ministra de Empleo y el resto del gobierno que preside Rajoy, son aquellos que osan levantar la voz contra un golpe de estado encubierto en una mayoría absoluta, que ahora quieren silenciosa y obediente hacia unas reformas que son “duras pero inevitables y que están hechas con sensibilidad”; ya se sabe que bien te quiere te hará llorar.

Se ha visto a doña Fátima, muy animosa en el Congreso andaluz, mientras levantaba hacia los cielos sus ojos y un enorme SI al nuevo secretario general, al que le deseó “que lleve el testigo de Javier Arenas hasta el final, porque son muchos los que quieren un gobierno que les diga la verdad”.

El 31 de Enero, la señora Ministra afirmaba que "en las próximas fechas habrá una reforma laboral completa y equilibrada que ayudará sin duda a cortar la sangría de desempleo que  hay en este país y a crear empleo y que va a contar con el respaldo de los ciudadanos".

Visto lo visto, entramos directamente en el negociado de los prodigios y en como se puede lograr que lo blanco sea negro. Otra cosa será que Bruselas, la nueva Roma de los portentos económicos, certifique el milagro.

viernes, 13 de julio de 2012

Andrea Fabra y la teoría de la idiotez


(Enviado al correo de la diputada)


Sra. Fabra:

Soy consciente de que lo más probable que ocurra con este correo, es que sea directamente eliminado de su buzón, si es que llega, porque lo imagino saturado, pero no se preocupe que por otros cauces, se lo transmitiré. De todas formas, como ciudadana me gusta hacer bien las cosas, pausada y educadamente.

¿Qué quiere que le diga de su melena al viento y su "que se jodan"?; probablemente a lo largo de los próximos días, escuche y le lleguen a usted muchos mensajes que expresarán con claridad quevedesca, lo que la ciudadanía piensa de su ejemplo de raza española a lo Belén Esteban. Por mi parte, sólo quisiera que me aclarara a quien iba dirigido ese deseo tan elegantemente expresado: ¿a la leal oposición? ¿a los votantes que no concedieron su confianza a su partido? ¿a los millones de desempleados de este país que tratan de sobrevivir con dignidad? ¿a la futurible ciudadanía que irá por el mismo camino?... En los insultos como en los halagos hay que ser clara, porque puede dar lugar a confusiones enojosas...

Cabe también la posibilidad, señora diputada, de que su "momento Sálvame", no indique más que el gozoso deseo -no hay más que ver su amplia sonrisa- de que los españoles y españolas, nos lancemos al deporte amatorio para solventar la crisis, porque en momentos de necesidad, los arrumacos pueden salvar al mundo, y no tiene más que recordar usted el gran apagón de New York.

Podría contarle a usted, señoría, historias muy duras de gente que se levanta cada día para sacar adelante su futuro y el de sus familias, pero después de haber visto su ficha laboral en el Congreso, no quiero fatigarla porque lleva usted un ritmo de infarto; asombrada estoy de que tenga tiempo para diseñar la gracieta que va a soltar desde su escaño. De todas formas, vista su declaración de bienes y rentas, me hago cruces de cómo con 3.906, 11 Euros, en tres cuentas compartidas, puede arreglarse hasta final de mes; nada, nada, sus compatriotas nos quejamos de vicio; también es cierto que su capitalito puede estar en otras formas que no sea cash, como dicen los pijos...Ya se sabe que quien es rico por su casa o por su matrimonio, no habla de ordinarieces como el dinero.

En fin doña Andrea no quiero cansarla más, pero viéndola a través de la televisión, se me vino a la cabeza  una frase que no recuerdo quien dijo, pero que viene como anillo al dedo: es preferible guardar silencio, aún a riesgo de que sospechen que uno es idiota,  que hablar y dejar a la gente claro, que efectivamente lo es.

Reciba mi más sentido pésame

   

domingo, 8 de julio de 2012

Don Mariano o la vanidad


Hay unas famosísimas fotos de Franco, por las calles de Oviedo y entrando en la Catedral, mientras sostiene entre sus manos, la Cruz de la Victoria; las fotos se explican teniendo en cuenta que se corresponden con 1942 y un dictador ansioso por consolidar su figura de Caudillo de España por la gracia de Dios y triunfador de la Santa Cruzada. Ya se sabe que los vencedores en cualquier guerra, son los que escriben la historia y diseñan la escenografía del nuevo régimen. A estas alturas del devenir de España, pensaba que tales melonadas se habían terminado, pero se ve que no.

En medio de una política de recortes presupuestarios a nivel de hipoxia que para la ciudadanía ya está tomando caracteres de anoxemia, es poco probable que los dineros públicos se gasten en proteger el patrimonio cultural de la misma; a pesar de ello don Mariano Rajoy Brey ha tenido a bien descabalgar de su caballo blanco y entregar con sus propias manos el Codex Calistinus, al  Arzobispo de la sede compostelana. Aunque la labor dura, constante, callada y prudente, sea de otros que trabajan con sueldos reducidos y con escasos medios materiales. 

En la puesta en escena, dos personajes más: por un lado, Núñez Feijoó que sigue enterrando en la Ciudad de la Cultura, sueño faraónico de Fraga, dineros que vendrían muy bien en la custodia y conservación del patrimonio; por otro lado, Monseñor Barrio quien tendrá, como cabeza del santuario, que explicar las circunstancias que han propiciado unos hechos surrealistas alrededor del robo del libro, pero también de la rapiña durante años, que por lo menos indica que no se llevaba ningún tipo de control sobre la memoria colectiva.

Con la que está cayendo hay que aprovechar todos los tantos, sean futbolísticos o propios de una novela de misterio, han debido pensar los asesores de imagen del señor presidente, que además es gallego y viene al caso como un santo a una peana; asombrada estoy de que no le hayan organizado un Te Deum, sobre todo después de las declaraciones de Núñez Feijoó, referidas a que “va a venir el presidente del Gobierno para testimoniar la importancia que se le da a Santiago, a Galicia y al Camino de Santiago”, como si fuese la última ocurrencia del señor Rajoy para sacarnos de la crisis y la desconfianza europeas y no la construcción de una identidad de siglos, forjada en las personas que lo recorrieron. 

Sólo les ha faltado gritar ¡Santiago y cierra España! Ya lo decía Castelao: los elementos de derecha sólo conciben una patria artificial, puesta al servicio de sus intereses.




jueves, 31 de mayo de 2012

Raúl se va a Madrid


Es un chico como tantos otros de su edad, quizás un poco más tímido. Estudia 3º de ESO y saca unas notas bastante buenas. Le gusta leer, algo poco habitual entre los de su generación, pero también le gusta todo eso que se ha dado en llamar “nuevas tecnologías”. En clase, como tantos otros de su edad, se monta en la ola de la charla adolescente cuando toca, pero aunque pregunta poco, atiende las explicaciones y trabaja; es responsable y pasará de curso sin problema. En la ficha personal que cubrió en setiembre, dice que le gustaría ser actor o profesor, algo raro para un tímido, pero que responde  a su afán creativo de aprender y comunicar cosas.

Hace un par de días le ha dicho “a la de Sociales”, que es también su tutora, que el jueves faltará a clase; no te preocupes, dice la profe, me traes el justificante y ya está… Entonces unas compañeras añaden, “es que se va a Madrid con sus padres” y la profe, tras una pausa señala, “pues eso, me traes el papel firmado de casa y ya está”…

Raúl está preocupado, ha nacido y crecido en algo que los mayores llaman estado del bienestar, pero de un tiempo a esta parte no escucha más que cosas sobre la crisis, sobre los sueldos más pequeños, sobre despidos y cierres… Su tutora y otros profesores han hecho huelga un par de días y han ido a manifestaciones, porque está en peligro la enseñanza pública; también en la sanidad hay protestas y movilizaciones. Raúl escucha que se van a perder derechos conseguidos durante años de lucha y está preocupado.

Desde hace unos días además, la minería asturiana y la de otras regiones españolas, está enzarzada en algaradas y cortes de carretera…; hay mineros encerrados en un pozo leonés del Bierzo, en el Candín de Langreo y en el Santiago de Aller… El ministerio de Industria, se niega a negociar sobre los recortes en los fondos públicos para ayudar al carbón en los Presupuestos de 2012. Según CCOO y UGT, esto llevará irrevocablemente al cierre de las explotaciones del carbón y al abandono a su suerte de las cuencas mineras. Muchos afirman que los pozos no pueden mantenerse y que hay que cerrarlos. Raúl que nació y vive en la cuenca minera y cuyo padre trabaja en la mina, es lógico que se pregunte ¿qué va a pasar? 

Raúl estudia este año en Sociales, Geografía de la población, económica y política. Este viaje con su padre y su madre le va a venir muy bien: comprobará por si mismo lo diferente que es un pequeño pueblo como el suyo de la gran metrópoli que es la capital de su país; verá los distintos paisajes agrarios e  industriales que se extienden y cambian a lo largo de más de 400 kms.; atravesará en ese viaje, infraestructuras que salvan valles y cordilleras… Pero sobre todo, aprenderá lo que son los derechos de expresión y manifestación que se recogen en la Constitución del estado del que es ciudadano. Este año además, se cumplen 50 de la huelga minera de 1962, lo que tiñe de un especial simbolismo la caminata que Raúl se dará hoy por las calles de Madrid. 

La profe de Sociales que también es hija de minero, piensa cuanto le debe al esfuerzo de su padre, ya fallecido, y al mineral del que salió el dinero para convertirla en la persona que hoy es. Cuando empiece sus clases esta mañana y vea el asiento vacío de Raúl, sabrá que cuando su alumno recorra la Castellana, junto a su padre y a su madre, estará recibiendo una lección de vida que no viene en los libros. 

miércoles, 30 de mayo de 2012

Sobre piratas, filibusteros y zafios


Decía Mark Twain que un banquero es un señor que nos presta un paraguas cuando hace sol y nos lo exige cuando empieza a llover.

Durante años los bancos en este país han publicitado en sus juntas de accionistas, los millonarios beneficios que se obtenían en cada ejercicio en su cuenta de resultados y alentaban no al ahorro sino al consumo y a la especulación. Era la época de las vacas gordas.

En esos momentos se ponía alfombra roja a los clientes que acudían a solicitar un préstamo y se les daban todas las facilidades del mundo para contratar, ya fuera hipotecario o personal, vendiendo la idea de que era algo absolutamente normal en el mercado y que era así como debían hacerse las cosas. El sector inmobiliario era el gran dios benefactor y el consumo individual su sumo sacerdote.

También en esos momentos se recibía a quien tenía unos ahorros como si fuera el mismísimo Rockefeller; pero nada de tener el dinero quieto en un interés mesurado y seguro. Se cercaba a los clientes dubitativos con una estrategia de acoso y derribo y se les vendía el negocio del siglo: participaciones preferentes, inversión en Bolsa y todo tipo de productos de ingeniería financiera… Y mucha gente picaba, pensando que aquellos bancarios (en realidad acosados y cercados por sus jefes y sus cuentas de resultados) no podían engañarlos.

Era tal el ansia especuladora que a los clientes conservadores (como el sistema les nombra) se les obligaba cuando iban a renegociar su depósito a plazo fijo a coger otros productos de la casa (un seguro, una tarjeta de crédito…) aunque el cliente no la quisiera o necesitara. Y por supuesto como se suele decir como los bancos no dan puntada sin filu, te cobraban hasta por respirar el aire de la oficina.

Ahora es la época de las vacas flacas, de responder de gestiones imprudentes y de actividades que rozan el límite de lo legal, de explicar como una deuda de 4.000 millones pasa en quince días a 23.000... Y sobre todo es hora de responder ante la opinión pública, pero como los antiguos señores feudales se creen por encima del bien y del mal y con derecho de pernada, que en este caso es negar cualquier responsabilidad y mientras el resto de los mortales se ven desahuciados, despedidos o rebajados en sus pensiones y sueldos, ellos, la clase bancaria, se van de rositas con indemnizaciones y pensiones millonarias.

Yo creo que Mark Twain, ofrece en su definición una visión edulcorada de los banqueros, pero hay que comprender que hablamos del siglo XIX y que con la que está cayendo, en el siglo XXI, es mejor definirlos con las palabras del galés Bartholomew Roberts, que decía que en un trabajo honrado lo corriente es trabajar mucho y ganar poco; la vida del pirata, en cambio es plenitud y saciedad, placer y fortuna, libertad y además poder.

CODA: por cierto, el término filibustero es sinónimo de pirata y se conoce en términos políticos el filibusterismo, como cualquier forma de obstrucionismo parlamentario o de interpretación interesada de los reglamentos y usos políticos que beneficie a un grupo sobre sus rivales, entorpezca la labor de éstos o la ridiculice. Ayer lunes hemos visto un buen ejemplo en el traspaso de poderes de los Consejeros salientes de Foro respecto a los entrantes del PSOE, aunque más que de filibusterismo habría que hablar de zafiedad marca FAC.

viernes, 25 de mayo de 2012

El fútbol como estrategia política


De todos es sabido que en la época del Imperio Romano al pueblo se le satisfacía con pan y circo y así olvidaba las miserias de su vida diaria. Salvando las distancias el circo era el deporte de la época.

En tiempos más cercanos y en nuestro país, la dictadura de Franco, aunque era un poco chapuzas para otras cosas, manipuló con especial habilidad el tema del deporte y por encima de sus variantes, el fútbol, que viniera o no viniera a cuento se utilizaba como panacea de todos los males. Desde el gol de Marcelino a las finales de la Copa de Europa, once hombres corriendo por el campo, se convertían en héroes depositarios de las esencias patrias; pero pasaba lo mismo en los partidos de liga y en la Copa del Generalísimo. Como en el Imperio Romano, los españolitos de a pie se olvidaban de la falta de libertad, de las dificultades diarias y de la grisura del panorama general. Especialmente cuando el Régimen pasaba por momentos críticos, el fútbol resurgía como escudo protector y bebedizo para el olvido.

Hoy, muchos piensan que si los viejos trucos funcionan, ¿por qué no utilizarlos? Esperanza Aguirre que suele hacer y decir las cosas sin complejos, no tiene ningún reparo en recurrir a mañas rancias y aunque sabe que se le verá el truco, entre pitos y flautas, algunas cosas se diluyen. Y es que doña Esperancita se las sabe todas: mientras se mete baza con faltas de respeto, abucheos y demás zarandajas, no se habla de recortes en enseñanza, sanidad y otros servicios públicos; no se pregunta por la diferencia entre lo real y lo confesado en el déficit;  no se interroga a la Sra. Consejera de Bankia, dónde estaba, mientras se hacían mangas y capirotes con el dinero de todos.

En todo caso, yo creo que la señora Aguirre, debería considerar que una copa creada en 1903, a raíz del éxito de la Copa de la Coronación, disputada un año antes y que se ha llamado Copa de Su Majestad el Rey, entre 1903 y 1932, Copa de Su Excelencia el Presidente de la República entre 1932 y 1936, Copa de Su Excelencia el Generalísimo entre 1939 y 1976 y desde la temporada 1976/77 y nuevamente Copa de Su Majestad el Rey, ha superado todos los controles de calidad política y que a estas alturas, organizar este pifostio es un poco ridículo. La verdad, eso de no acudir el palco, levantarse y marchar y cuestiones similares, a mí me da muy mal rollo y me hace recordar a Hitler, cuando en los Juegos Olímpicos de Berlín se fue furibundo, tras la victoria del atleta negro Jesse Owens.

Por cierto, a mí no me gusta el fútbol, pero que gane el mejor.

martes, 22 de mayo de 2012

¿Qué me pasa doctor?



El siguiente texto, corresponde a la rueda de prensa de Ana Mato, ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. El acto se perpetró el viernes y fue captado por la SER.
Salvo el texto en mayúscula, que es de cosecha propia, lo demás en cursiva, corresponde a la transcripción que se colgó en el blog Manifestamaniacos. Les aconsejo que escuchen la grabación y lean al mismo tiempo; la sensación oscilará entre el ataque de risa compulsiva y el de estupor profundo.

(LA MINISTRA EMPEZÓ EMBALADA)

Buenas, buenas días, buenas tardes a todos. En primer lugar agradecerles… Vamos, hemos universalizado la sanidad para los españoles. Saben ustedes que la sanidad es universal y que estaba recogida en muchas leyes pero nunca se aplica hasta el final. Todos los españoles tienen derecho a asistencia sanitaria gratuita. Todos sin dejar uno. Lo primero que vamos a hacer es, eeehhh…, incorporar al derecho español un artículo de una directiva que les diré que está incorporado al derecho español todo, eeeh… laaa… toda la directiva menos un artículo que justo es el artículo que prohíbe de forma explícita desplazarse en busca de atención sanitaria.

(Y AQUÍ PATINO Y SE DESLIZÓ SIN FRENO Y EN PICADO)

Luego hemos quitado también una cartera que llamamos cartera común suplementaria que la adjunto si me lo permiten con la cartera accesoria. Ahí estarían pues las prestaciones farmacéuticas, las terope.. tripe… teroperapéuticas, ehh… me he equivocado en la, en el nombre, y poner en valor lo que tiene mucho en valor, porque no hay cosa que tenga más valor que una medicina que cura enfermedades. Hemos adoptado una medida que ya estaba adoptada. Lo más importante que por primera vez los parados sin prestación parlamentaria, que… perdón sin presta sin… sin pre… presta sin prestación sin prestación por desempleo, perdón…

(EL GOLPE HABIA SIDO MONUMENTAL Y ESTABA CONMOCIONADA)
En definitiva, eeeh… lo que les decía. No es lo mismo una persona que no está enferma en su consumo de medicamentos que una persona que está enferma. Los pensionistas que es no pagan nada son aquellos que ya no tienen derecho a prestación por desempleo, es decir los que ya tienen los que tienen simplemente eeehh… los… Ah perdón, pensionistas. Pensionistas son de los que tienen el… hablamos de renta no de pensiones. Pues yo ya me voy a callar… 

(SENSACIÓN DE ALIVIO GENERAL ENTRE LOS PRESENTES)

Ana Mato que habló de la Sanidad como de un puntal básico del Estado, coloca cargas explosivas en su base, y los resultados de la onda expansiva, los tenemos a la vista.
Hoy que  la enseñanza pública (profesorado, alumnado, familias y amigos) está convocada a una jornada de huelga y lucha, espero sin vivir en mí, la comparecencia de Wert -al que en algunas fotos le veo un parecido más que razonable con El Joker- y que desde sus posiciones de sociólogo demoscópico e intercomunicador, puede llevarnos a profundidades jamás alcanzados por el ser humano.
¡Socorro!

lunes, 14 de mayo de 2012

El síndrome de los idus

Ya se sabe (como en la película Los idus de marzo) que una cosa es el mensaje que se ofrece al pueblo y otra los codazos y las zancadillas internas.

Desde el año pasado, Asturias ha marchado sin control. Primero fue ir dando tumbos, perdidos el norte y la vergüenza, en una absoluta tomadura de pelo a la ciudadanía. No se recuerda cosa similar en no hacer y en no dejar hacer: los altos cargos, permanecieron inanes, con el libre albedrío y el sentido común (si lo había) amarrado corto por el General Presidente que iba contra todo con la fineza de un elefante en una cacharrería; o estáis conmigo o estáis contra mí les dijo a sindicatos, patronos, clase universitaria, clase obrera, autónomos, pescadores, cazadores, votantes afines, amigos, compañeros y ciudadanos del común. Mientras tanto, las instituciones funcionaban a ralentí, pero funcionaban, por la labor de sus trabajadores a pesar de estar acosados y en el punto de mira. 

Tras las elecciones de marzo y cuando parecía que pese a los ajustados resultados, las cosas podían encarrilarse, surge otra vez la desvergüenza, fruto del ansia de poder y de la inquina personal de Paco Cascos, que no le importa lo que se lleve por delante con tal obtener lo que quiere – o al menos intentarlo - y satisfacer sus ansias de venganza. Él y su grupo, enmierdaron el resultado electoral; esta vez se iba contra la Junta Electoral, la fiscalía y el voto emigrante, con unas actitudes que no eran las que  mantuvo en la época de Sergio Marqués, cuando cubierto de ceniza y rasgándose las vestiduras, gritó aquello de prefiero partido sin gobierno a gobierno sin partido. 

Mientras tanto el PP sigue envuelto en su propia guerra, donde nadie se fía de nadie y las navajas se ocultan dispuestas a abrirse; en medio destaca la figura doliente de Cherines, que tan pronto habla de pacto de investidura pero sin pacto de gobierno, como de su propia candidatura a la presidencia, como de dar apoyo a Foro supeditado al voto de UPyD… Y digo figura doliente, porque a mí, que cuando las aguas bajan turbias, me gusta mirar los gestos al margen de lo que digan las palabras, me parece muy revelador ese no buscar los ojos del otro, ese aferrarse a cualquier objeto, papel o guiño, que sirva de Macguffin sin relevancia en lo que vaya a venir. Me temo que le puede la tensión de la película y las dudas del bando en el que quiere estar.

Por su parte, el único representante de UPyD, se deja querer como una prima donna y espera salir del paso, perdiendo el menor número de plumas; de todas formas debe tener sangre gallega, porque no se sabe si sube o si baja y empieza a usar su voto como algunas personas usan su cuerpo. Esperemos que no sea un mal calco de don Francisco (el líder de Foro, por supuesto) porque parece que ya apunta  maneras de “aquí se hace lo que yo diga”.

Y con todo este panorama, la flor que le faltaba al ramo, es la amenaza de intervención de la Hacienda nacional, prueba irrefutable de que Asturias es para algunos un banco de pruebas, un campo de batalla y un laboratorio para experimentos de todo tipo, mientras que las personas que la poblamos, podemos ser engañados y vapuleados en nuestros derechos y necesidades. Bueno no todos, porque parte de esa ciudadanía se dejó engañar no una sino dos veces, y ya se sabe que cuando eso ocurre, la primera vez será culpa de quien te engaña, pero la siguiente será culpa tuya. De todas formas, alguien dijo una vez que cada pueblo tiene los gobernantes que se merece y algunas personas han dejado su soberanía (si saben lo que es eso) en manos de charlatanes y pajarracos de mal augurio. Como dije alguna vez, votar con los pies fríos y la cabeza caliente, es la mejor manera de coger un resfriado democrático, aunque me parece que esto ya es una neumonía muy seria.

Desde hace meses, como una Casandra cualquiera, clamo ante como se practica el arte de destruir una región y me confirmo en la idea de que no hay nada más peligroso que un verbo ilimitado en manos de un ser limitado. ¿Hay alguna posibilidad -por pequeña que esta sea- de que nos demos cuenta de una vez por todas que alguien tiene problemas de cordura…?


miércoles, 9 de mayo de 2012

Una de vampiros


Hay años que no se está para nada. Ni las personas ni los pueblos. Se suma una alergia primaveral, una crisis económica, un trance político y se entra directamente en un drama semejante al final de La Dama de las camelias, malaventura en estado puro. Miras alrededor y todo anuncia tormenta, hay una tensión  malsana en el aire, a punto de estallar y nuestra esencia vital se nos escapa a chorros. Sin duda algún vampiro nos acecha, no a la búsqueda de nuestra sangre sino de nuestra energía.

A los vampiros modernos se les reconoce fácilmente; suelen tener cierta prestancia, aunque a veces y según que circunstancias, les falla el aliño indumentario; son habladores natos y monotemáticos (ellos y sus intereses en particular); nunca están cuando se les necesita, si bien parecen tener la solución a todos los problemas; se consideran imprescindibles y están convencidos de que nadie les iguala; aparentan ser  generosos, tolerantes, dialogantes, pero en cuanto te descuidas, asoman los colmillos y nada te salva de la dentellada feroz directamente a la yugular.

Los vampiros modernos tienen sin embargo en comparación con los clásicos algo que los asemeja, y es su rechazo a la luz; en cuanto se les enfoca con un poco de pericia con la verdad, la honestidad o el bien hacer, se descubren sus mentiras, sus trapicheos, sus artimañas… Y cómo los clásicos, suelen deshacerse en un montón de polvo.

Hay años que no se está para nada, pero a veces una mañana al leer el periódico, se encuentra la diferencia entre un vampiro energético que paraliza lo que toca y algunos hombres buenos.

Addenda: La Oreja verde ( por la idea para el comentario)

domingo, 29 de abril de 2012

La locura del poder


Se dice que cuando Octavio César Augusto, al final de su vida buscaba candidato para sucederle, llamó a su lado (sin mucho ánimo, todo hay que decirlo) a su hijo adoptivo Tiberio; tras pasar todo un día con él, se supone que hablando de su futuro político como emperador, se oyó exclamar a Octavio, ¡pobre pueblo romano que va a caer en unas mandíbulas tan lentas!... El devenir político de Tiberio ha sido objeto de muchas interpretaciones, pero una de ellas afirma que su carácter hosco, con voluntad de rigor y austeridad, tenía mucho de teatral; su final fue el de un oscuro y sombrío gobernante, que realmente nunca quiso ser emperador y al que posiblemente el miedo a ser eliminado, volvió loco.


Nos separan casi dos mil años de su figura, pero es curioso como a veces, los estereotipos se repiten. Pueden cambiar los paisajes, la sociedad, el modo de pensar, pero de pronto vemos algo o alguien que nos retrotrae a otro tiempo y a otro lugar. El juego del poder para algunas personas pasa siempre por los mismos patrones: imponer sus criterios, halagar a sus pretorianos, controlar a sus fieles y aplastar a sus enemigos, pero fuera de esta dinámica son incapaces de gestionarlo. Para conseguir el control han cogido como perros de presa a su víctima y se complacen en que dure el suplicio, ajenos a todo lo que ocurre a su alrededor, masticando con parsimonia; a veces echan un bocado en otra dirección pero no sueltan la presa principal y siguen rumiando su rabia y su frustración. Y en esta tesitura les importa muy poco destruir lo que tienen a su alrededor y destruirse ellos mismos.


Muchas veces el poder tiene los mismos efectos que el vino: con el vino hay un solo un paso entre un alegre achispamiento y una borrachera profunda; con el poder no hay un término medio entre la cima y el despeñadero. Y en ambos casos se revelan siempre las personalidades reprimidas y atrapadas por una obsesión. Hablo de Tiberio, claro.



martes, 24 de abril de 2012

Manolo Avello, en el recuerdo



Hoy se cumplen 10 años de la muerte de Manuel F. Avello. Es curioso lo rápido que pasa el tiempo para algunas cosas y como los recuerdos ante un nombre y una fecha, renacen  con total claridad.

De Manolo Avello, que desarrolló a lo largo de su vida una fecunda obra radiofónica y periodística, (¡que tristeza hubiera sentido por el cierre de La Voz de Asturias!) rememoro aquellos artículos que eran una inyección en vena sobre la actualidad y cuyo nombre, El carbayón jovial, respondía a una declaración de intenciones, donde primaban el rigor periodístico, la ironía inteligente y un humor zumbón y muy personal. Recuerdo también aquella esperadísima carta a los Reyes Magos que todos los años llegaba de forma puntual y que firmaba Manolín, 7 años; una carta donde ponía en apuros a los políticos y personajes de la época que no habían cumplido con sus obligaciones, donde abría una larga lista de deseos esperanzados para el futuro de Asturias a la que amaba profundamente, de España y del mundo; su bonhomía era tan intensa que ovetense hasta las trancas era incapaz de desearle nada malo al Sporting de Gijón.

Recuerdo con especial cariño un encuentro que tuve con él. Había comprado un libro de recopilación de sus artículos para regalárselo a un familiar que le admiraba muchísimo y quería que Avello se lo dedicara; pregunté por él en La Nueva España, donde me dijeron que por las mañanas solía pasarse por el RIDEA y hacia allá me fui, aunque sin encontrarlo; ya me iba -un poco desilusionada- cuando al bajar las escaleras del edificio, me lo encontré subiendo; sin encomendarme a la prudencia, le asalté por sorpresa con un ¡buenos días, don Manuel!, y le expliqué lo que deseaba… La respuesta fue una sonrisa de oreja a oreja, un ¡claro, ho, con mucho gusto!, y unos minutos de conversación sin prisa sobre su trabajo que tanto me gustaba.

Echo mucho de menos los artículos que Manolo Avello escribiría, sobre lo que está pasando en Asturias, España y el mundo mundial. Serían memorables, socarrones e inteligentísimos; propios de alguien que tenía los pies en el suelo y que sabía cual era la importancia real de las cosas.  Y como esos recuerdos que te hacen sonreír, vuelven a mí, dos frases emblemáticas de sus crónicas: aquella que tras días de lluvia, especialmente en  el verano, decía que al grito de va a abrir, los asturianos miramos pal cielo y ponemos los ombligos al sol; y aquella que al final del invierno era un grito de esperanza, al anunciar ¡ya hay mimoses en el Fontán!

En estos días donde ha cerrado un periódico emblemático en Asturias, donde la televisión pública -como todo lo público- es sometida a acoso y derribo, el recuerdo de Manolo Avello me esponja el corazón. Arthur Miller decía que un buen periódico es una nación hablándose a si misma; partiendo de esta premisa, don Manuel F. Avello fue uno de sus mejores ciudadanos.

jueves, 19 de abril de 2012

Sangre, sudor y mentiras de video


Dicen que primero se coge a un mentiroso que a un cojo. Mentir es relativamente fácil, pero luego hay que mantenerlo y claro, ahí comienzan a complicarse las cosas y más en una época donde las palabras no se las lleva el viento, ni siquiera pesan con la fuerza de lo escrito, sino que están grabadas con todo detalle y corren por las redes sociales.

De todas formas el PP asume la realidad sin ningún complejo y no le importa ponerse rojo porque ya nos pondremos amarillos los demás a causa del sofocón. El panorama idílico que Rajoy prometió en los días de cielos azules y vuelo de gaviotas, se ha transformado en un sobresalto cotidiano donde esto se parece cada vez más al argumento de la película Los pájaros de Alfred Hitchcock.

La penúltima ha sido el copago sanitario, de momento concentrado en el % a pagar por los medicamentos -que no parece otra cosa que a los usuarios nos encanta hacer botellón farmacéutico-, pero veremos si pronto no nos obligarán a ir con un seguro privado entre los dientes antes de subir a una ambulancia o traspasar la puerta del hospital.

Los empresarios del sector -como los de otros sectores- se frotan las manos y afilan los dientes. No hay más que ver al señor Víctor Grifols, presidente del tercer productor mundial de hemoderivados abogar por autorizar el pago por las donaciones de plasma; en román paladino que se pueda vender la sangre. Lo dijo en Barcelona, en la escuela de negocios Esade, esa por la que han pasado ejemplares y notorios personajes ligados al caso Noos. Por si quedaba alguna duda, añadió que el pago que su empresa estaría dispuesta a dar -60 o 70 euros- por semana a un desempleado,  significaría que “sumado al paro, es una forma de vivir”. De momento no se sabe que haya sido detenido por atentado contra la dignidad de las personas. Imagino que fue sonoramente aplaudido en una entidad donde debe figurar como lema de la misma  Coge el dinero y corre.

La Federación Española de Donantes de Sangre, ha puesto lógicamente el grito en el cielo y el Ministerio de Sanidad recordó que “la donación de sangre y de componentes sanguíneos es un acto voluntario y altruista”,  pero que quieren que les diga…, vistos los antecedentes de este Gobierno, no me fío un pelo. Quien suscribe, que lleva más de tres décadas donando su sangre y tiene en usufructo los órganos de su cuerpo (como miles de personas en este país), ni se ha planteado hacer un cálculo de beneficios.

La dignidad de las personas no debería ser controlada ni por la necesidad ni por el miedo. Yo suscribo la frase que dice que nadie debe tener tanto que pueda poner a una persona de rodillas y nadie debe tener tan poco para ser obligado a ponerse de rodillas.

martes, 17 de abril de 2012

Pacto de no agresión

Después de tres semanas que oscilaron entre sonrisas de compromiso y espacios en blanco donde funcionaba eso de “ni esta ni se le espera”, PP y Foro alcanzan un acuerdo con unos elementos tan descafeinados que cabe preguntarse cuales son los puntos del mismo. El pacto alcanzado hoy, no incluye candidato a la Presidencia del Gobierno de Asturias, no incluye un plan de legislatura y ni siquiera incluye acuerdos puntuales para la misma. Es tan ligerito, tan sin sustancia, que se llama acuerdo y todavía se diluye más si tomamos en consideración las opiniones de las dos partes: para Álvarez Cascos que lleva gobernando –o eso dicen- desde Julio del 2011, es un  “borrador de programa conjunto básico por concretar”; o sea, ni carne ni pescado, algo que estira o encoge como el chicle, a gusto del consumidor. Mercedes Fernández se anima y habla de “acercamientos y alejamientos” entre ambos partidos, siempre dependiendo de futuras reuniones; tiene la misma actitud de aquél que miraba el cielo lleno de nubarrones y decía “parece que escampa”. Por cierto, esta tarde vuelven a reunirse, para seguir conversaciones, Javier Fernández del PSOE e Ignacio Prendes de UPyD.


Recuerdo un pacto en el que los firmantes se comprometieron a no atacarse ni solos ni en compañía de otros, defenderse de los ataques de los enemigos, no hacer pactos con ellos, establecer consultas sobre temas de interés común y resolver sus diferencias por la vía de la negociación. Añadieron además un protocolo secreto para repartirse el poder. A los firmantes del pacto les venía bien el acuerdo: uno obtenía tiempo para reconstruir sus fuerzas y otro quedaba en libertad de actuar en sus planes de expansión como le diera la gana. El pacto (conocido como de no agresión) iba a durar 10 años, pero no llegó a dos. Lo habían firmado los ministros de asuntos exteriores alemán -Von Ribbentrop- y  ruso –Molotov- en nombre de Hitler y Stalin.


Por supuesto, no quiero comparar a dos partidos asturianos y a sus cabezas de lista con dos tiranos sanguinarios, pero a veces la gran política y la política doméstica tienen extrañas conexiones y cuando se trata de meter presión, da lo mismo hacerlo sobre un continente que sobre una reunión política de media tarde. En todo caso pueden ustedes jugar a quien es el alemán y quien el ruso.


Hay pactos que los carga el diablo.