Follow by Email

domingo, 19 de mayo de 2013

Después de mi, el diluvio

Con la primavera que estamos sufriendo, donde el agua ya no es que caiga de los cielos, sino que parece brotar de las profundidades y anegarnos, el título que antecede, me parece bastante apropiado para encabezar unas líneas de opinión sobre el proceso que vive el SOMA-FITAG-UGT, tras la renuncia a la Secretaría General de Fernández Villa.

José Ángel Fernández Villa, sin el que no puede entenderse la historia del SOMA y de las Cuencas Mineras, ha sido uno de esos dirigentes que a fuerza de estar en primera línea, en este caso de la lucha obrera, se ven incapaces de delegar en quienes les rodean, de confiar en sus compañeros de viaje y de facilitar -sin que haya que hablar por ello de un Delfín a la espera de la herencia- la formación de un sucesor.

La adicción al poder es un mal de casi imposible cura, incluso cuando el enfermo se retira a sus cuarteles de invierno, afirmando que su tiempo ha pasado pero convencido de que nadie puede sustituirle y debe seguir manteniendo las riendas bien sujetas, porque la alternativa es el caos; incluso aunque se hable de decepciones teñidas de traición.

Pero si mala es la adicción al poder, peor es la atonía de quienes se han mantenido a su cobijo, creando un círculo protector construido de elogios y adulaciones, sin asomo de crítica, sin energía para hablar con realismo, temerosos de perder el pan y la sal. Las elecciones a la búlgara, son de suyo poco saludables para la renovación y el fortalecimiento político o sindical, porque lo que producen son organismos fondones y poco ágiles, acomodados y sin fibra para afrontar los nuevos tiempos.

Lo que me llama poderosamente la atención, sin embargo, y dada la rapidez con la que se puso en marcha la sucesión de la Secretaría del SOMA, indicando que las posiciones estaban bien definidas, es cómo el proceso se ha complicado de una forma tan notable. Pero como dijo Antonio Gala, el poder es como el nogal; no deja crecer nada bajo su sombra. Y la de Fernández Villa es todavía muy alargada para que la persona que lo sustituya no quede oscurecida por ella. Eso y que tan larga dirección unipersonal -Comisión ejecutiva o no- ha producido demasiadas fidelidades y demasiadas desconfianzas, que enconan el debate entre el “no podemos” y “el no queremos”.  En el fondo, responden a los mismos estímulos que los herederos de cualquier legado, repartiendo el mismo tras la desaparición o la marcha de quien lo tuvo unido bajo un cetro poderoso o una mano férrea.


Lo que yo me sigo preguntando a estas alturas, es lo que realmente significa la frase, después de mi el diluvio, atribuida al rey Luis XIV; hay dos opciones: tras de mí el caos o yo me voy, arreglaros como podáis.  

jueves, 9 de mayo de 2013

Cañones o mantequilla (una reflexión histórica-educativa)


Los voceros del régimen gritan que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y mientras inyectan sangre fresca en el sistema financiero, nos señalan con el dedo acusador. Ocultan los chanchullos urbanísticos, los pagos bajo manga, los sobresueldos, el dinero oculto en paraísos fiscales o las cuentas en bancos del país del reloj de cuco, que por cierto, es un pájaro oportunista y ladrón.
Pero tampoco, la ilustre oposición –y excluyo al sector de los iluminados- ha sido capaz de enfrentar los malos tiempos y desafiar con la dignidad de su historia, a quienes aplastan la dignidad de la ciudadanía. No estamos en la Europa decimonónica pero les ha faltado un poco de  fibra libertaria y les ha sobrado otro poco de grasa burguesa.

Mientras, la gente del común sufre la negra sombra de la crisis y del paro, familias de varias generaciones ensayan la técnica del alambre y un hombre honrado se cuelga del cuello ante el desahucio que llama a su puerta, cuando quizás a quien habría que colgar, mayormente de los pulgares, es a quienes están robando la esperanza y el futuro.
Estamos en guerra, una guerra económica pero guerra al fin y al cabo, donde  se vuelve a hablar de aquello que dijo Goebbels, ministro de propaganda nazi, cuando afirmó que había que decidir entre cañones y mantequilla. O dicho en términos actuales políticamente correctos, hay que optar entre austeridad y despilfarro.
Es curioso oír hablar con gesto pomposo, de austeridad, a gente que ha hecho negocio de casi todo y que ha vivido, vive y vivirá  al sol que más calienta; y duele como una herida abierta, que despilfarro sea para esta tropa, los derechos fundamentales y los servicios públicos, conseguidos y construidos cuidadosamente durante años.

En esta línea y referido a la Educación Pública, la LOMCE que se acerca, supone un torpedo en la línea de flotación de la enseñanza pública de este país. El afán privatizador del Gobierno raya en un ansia enfermiza por controlar la educación desde parámetros empresariales de beneficios y pérdidas, cosa que encaja como un guante en los experimentos de un Sociólogo metido a ministro de Educación, con los centros escolares convertidos en empresas con cuenta de resultados y ranking corporativo.
La LOMCE supone dejar fuera del sistema al alumnado más vulnerable por razones intelectuales, sociales o económicas: van a desaparecer las horas de apoyos y refuerzos; se eliminan ayudas para comedores, libros y transporte; se obliga a concretar las opciones de estudios en edad más temprana, cuando todavía no se ha definido con claridad la personalidad del alumnado; se esfuman asignaturas y modalidades en la ESO y Bachiller, dejando la mayor variedad para los centros escolares urbanos y centrales, con lo que los periféricos y sobre todo los del mundo rural, van a sufrir, además de la económica, una discriminación intelectual; hay un intento claro de desmantelar la Formación profesional; y aumentan los obstáculos y las trabas para acceder a la enseñanza superior.
La LOMCE además, constituye en sí misma el máximo recorte posible, pues blinda con rango de ley, todos los ajustes ejecutados hasta ahora y los que se quieran ejecutar en adelante.
Pero si todo lo anterior no fuera suficientemente grave, la LOMCE supone abrir las puertas al acoso y derribo sobre los sistemas democráticos que rigen en los centros escolares y uniformizar ideológicamente a la ciudadanía desde las aulas: se controlarán los currículos para hacer desaparecer “materias peligrosas” como la Educación para la ciudadanía o se consolidará la Religión como materia evaluable en la ESO y Bachiller y sumatoria para la nota final de cara al acceso a la Universidad, con el agravio comparativo que supone para el alumnado que no curse esa materia; se anularán  las competencias de los Consejos escolares; y se controlará la elección de la dirección de los centros, dando la posibilidad a la misma, de la contratación y despido del profesorado, creando “colegios e institutos” a la carta, que recibirán el pan y la sal, cuanto más afines sean al pensamiento oficial. Algo que encantará a los jóvenes cachorros del PP, que impulsaron no hace mucho una campaña de denuncias contra los profesores que en el ejercicio de su libertad de cátedra, se mostraran desafectos a las políticas de su partido.

Se trata al final de hacernos creer que la situación actual económica, política y social no tiene otra salida, que debemos optar por cañones o mantequilla, y que esa opción es la que hay que asumir dejando de lado nuestros derechos y retrocediendo en los avances conseguidos. Pero "una  vez que un gobierno tiene a un pueblo a sus pies, una vez que se ha hecho con su conciencia, entonces es capaz de hacer con él lo que se le antoje". Esto último también lo dijo Goebbels.


miércoles, 1 de mayo de 2013

Profesores para el futuro, no enemigos públicos



Quizás convenga, puesto que el tema despierta y despertará mucha polémica –a raíz del llamado pago del verano al profesorado interino de enseñanza- explicar  a la opinión pública asturiana, la situación profesional y personal de este colectivo tanto en  Primaria como en Secundaria.

Conviene ante todo, hacer un poco de historia. En 1998, se convocaron las primeras Oposiciones autonómicas de enseñanza en Asturias; la Oferta Pública fue mínima, y a partir de entonces discontinua, según años, especialidades y plazas vacantes –por cierto, pírricas- y que no cubrían y no cubren de lejos, las necesidades reales de profesorado. A ello hubo que sumar convocatorias de última hora o cambios de legislación y temario; a título de ejemplo, en 2011 se cambió el temario de Secundaria y cuando muchos opositores ya lo habían adquirido y estaban trabajando sobre él, en los primeros meses de 2012 se volvió al antiguo, para terminar descartando realizar oposiciones. Todo ello conlleva para el profesorado interino, un sube y baja no apto para cardíacos, donde tienen que compaginar un trabajo intelectual intenso a lo largo de la mañana  con muchas horas de estudio en la tarde y en el tiempo libre; y por cierto, conviene recordar que los exámenes –cuando tocan- se realizan cruzándose con las últimas jornadas de curso, mucho más cargadas de responsabilidades dentro y fuera de las aulas.

En el actual sistema de acceso, hay tres pruebas: un primer examen por escrito de un tema a sorteo de los que forman las distintas especialidades y que dependiendo de las mismas, están por encima de los 70 temas; un segundo examen que consiste en elaborar y defender ante el tribunal, una unidad didáctica de ese mismo temario o de la Programación Docente, que presente el candidato; y un tercer examen, que es la defensa de la Programación Docente de un curso académico. Esos tres exámenes son eliminatorios y sólo en el caso de aprobarlos, se suman méritos de formación y experiencia laboral. Los que logran obtener plaza y destino, pasan a ser funcionarios docentes en prácticas y tras un curso escolar, se les nombra funcionarios de carrera. Los demás ocupan plazas de funcionarios interinos, concurriendo cada año a las vacantes que oferte la Consejería de Educación o cubriendo bajas por enfermedad o plazas temporales por otros motivos. Cuando hay nuevas oposiciones, tienen que volver a presentarse y los aprobados previos no sirven para nada.
A los opositores los examinan personas que unos días antes eran compañeros y pasan a ser elegidos por sorteo para unas pruebas en las que la mayoría no quieren estar, por la responsabilidad que representa y la sobrecarga de trabajo, también a final de curso; unas pruebas donde los aspirantes se juegan el poder seguir trabajando, si no pueden acudir por cualquier circunstancia adversa y donde una parte sustancial de las mismas, responde a un discurso memorístico y totalmente subjetivo a un lado y a otro de la mesa. Unas pruebas a las que acuden –Asturias es tierra generosa- aspirantes de Comunidades que no convocan en ese momento, Comunidades que muchas veces han negado a los asturianos, el pan y la sal, con criterios de idioma, puntuación y otros recursos para beneficiar a sus coterráneos. En todo caso, el número importante de profesorado interino que ha ido acumulándose en Asturias, es fruto de un sistema caduco y poco ágil, que lastra y atasca la forma de acceso a la Función Pública.

Los que sufren esta situación han pasado por todo y se han adaptado a todo. Al principio, sustituciones de 3-4 meses, con lo que ello supone: llegar a mitad de curso, no trastocar mucho el trabajo de la persona a la que se sustituye, no alterar demasiado el ritmo del alumnado, y cuando se tienen las cosas controladas, vuelta a empezar… Quienes tienen vacante para todo el curso, se encuentran en mejor situación profesional, pero para muchos es difícil conciliar la vida laboral y familiar porque dependiendo del destino, tienen que alquilar una casa o enfrentar largos kms. de ida y vuelta durante toda la semana, con el gasto y desgaste físico y mental que conlleva; también se hace muy difícil participar en proyectos de centro porque un curso se puede  colaborar, pero al siguiente se estará en otro destino, ya que no siempre la posición en la lista coincide con la vacante más favorable. 

En estos años, las necesidades en los centros docentes, se han cubierto tirando del colectivo que por razones de conseguir méritos pero también por afán vocacional, ha seguido formándose como educadores (siempre fuera del horario lectivo) y batiéndose el cobre en el trabajo diario de las aulas, que es mucho más que las horas de clase propiamente dichas. En el trabajo y con los años, se va pasando por todos los niveles, según materia y especialidad, de Primaria, ESO, Bachiller, Módulos de Formación Profesional, PCPI, Diversificación y Orientación; y a lo largo del curso, se realizan tareas de tutoría, de Guardia, horas de apoyo a alumnos que necesitan una atención más personalizada, se recibe a padres o se les llama por teléfono, hay reuniones con los compañeros como Equipo Docente, como Tutores, con los Equipos de Orientación, reuniones de Departamento, sesiones de Evaluación, preparación de informes, seguimiento de faltas y tareas administrativas de lo más variadas; a ello hay que unir las horas de preparación de clases, corrección de exámenes y trabajos, revisión de tareas diarias…, que se extiende a las tardes, fines de semana y periodos vacacionales del curso, si es necesario. Y a todo esto hay que sumar cuando toca, estar en Pruebas de Diagnóstico, en Tribunales de pruebas libres de ESO, y en todo lo que implica ser miembro de un Claustro de Profesores de Centro Escolar. ¡Ah!, y no olvidemos, Jornadas culturales y actividades complementarias y extraescolares, que no son una manera de romper la rutina, sino más horas de trabajo y mucha responsabilidad hacia el alumnado a su cargo. También, y no son una rara excepción, que se ocupen Jefaturas de Departamento o Jefaturas de Estudios adjuntas.
Todo lo anterior, implica que el Profesorado interino no va a cubrir el expediente, que se involucra más allá de su especialidad, participando en actividades, aportando ideas, exigiendo responsabilidad, trabajo y esfuerzo y actuando en consecuencia; es decir, sin nada que les diferencie –salvo un status laboral- del funcionariado de carrera, pero estando sometidos un poquito más que ellos, a los vaivenes de la crisis y que les afecta en su vida profesional y personal.

Habiendo conseguido algunos derechos que les acercan al funcionariado de carrera y realizando las mismas tareas, no tienen ni de ni lejos la misma consideración. Este curso han compartido con el profesorado de carrera, el aumento de horas de trabajo y el recorte de salarios –incluida la paga extra-, pero se añadía el agravio comparativo de que el 30 de Junio se acababan unos contratos que desde hace años se firmaban hasta el 10 de Septiembre y se enlazaban con el del siguiente curso: es decir, que ni se cobraría el verano, ni se sumaría experiencia laboral. Parece dicho así que al colectivo de profesorado interino solo le interesaba el tema económico, pero la situación tenía un calado mucho más profundo, que afectaba a su prestigio como docentes, porque suponía que no se iban a realizar las labores de atención al alumnado en las posibles reclamaciones de Julio –mes en que el profesorado debe estar a disposición de la Administración- exámenes de Septiembre, firma de actas, labores de tutoría y departamentales, preparar informes y cerrar el curso, con un alumnado con el que se fue trabajando, conociendo y evaluando, a lo largo de los distintos trimestres.

Cuando la Consejería de Educación, analizando pros y contras, ha rectificado y dado marcha atrás, este profesorado, se ha visto puesto en la picota social, y maltratado amparándose en el anonimato de las redes, con esa característica tan española de buscar una cabeza de turco, dejando irse de rositas a los verdaderos responsables de la situación catastrófica que vive nuestro país y cargando contra quien no tiene ninguna culpa, si se analizan con detalle, lo que narro en líneas anteriores, y se deja de lado la costumbre –también muy propia de este país- de hablar sin informarse o manipular la verdad.

Francisco Giner de los Ríos, escribió hace muchísimos años que “de todos los problemas que interesan a la regeneración político-social de nuestro pueblo, no conozco uno solo tan menospreciado como el de la educación nacional…  La educación es escudo y defensa de la nación”. Parece que no hemos aprendido nada y que el enemigo público son quienes forman un capital humano que no puede despilfarrarse, quienes educan a la futura ciudadanía de este país, defendiendo a capa y espada una enseñanza de calidad, igualitaria, progresista y pública.