Follow by Email

viernes, 7 de diciembre de 2012

La vida según Oscar Niemeyer


Decía Rochefocucaud, “que los espíritus mediocres condenan generalmente todo aquello que no está a su alcance”; parafraseando al célebre creador de aforismos, yo diría que la sombra de los espíritus mezquinos se construye con la envidia y con el odio.

Lo más terrible de estos personajes, sin embargo, es que no saben separar una crítica constructiva de sus fobias; alguien puede levantar, escribir o componer una obra llena de armonía, plena de luz, pletórica de simetría, y estos personajes verán en ella discordancia, oscuridad y desigualdad. Porque hay hombres que construyen plazas abiertas para todos los hombres y mujeres del mundo y hay individuos que ven caer el telón de acero otra vez sobre Europa. Y como decía Borges, “hay que tener cuidado al elegir a los enemigos porque uno termina pareciéndose a ellos”.

Cualquiera, atrincherado entre líneas, a la vuelta de cualquier hoja de periódico, carga su arma y dispara contra todo lo que no corresponda con su idea del mundo; y no le importa las víctimas que cause, incluida la verdad o la belleza, si satisface su idea de la conspiración universal, mientras su brazo se eleva peligrosamente hacia el saludo romano.

Yo creo que lo mejor es seguir el consejo de  Oscar Niemeyer: el trabajo me distrae. A mi edad, más vale estar ocupado para no pasar el tiempo pensando en tonterías.